Publicidad:
La Coctelera

HISTORIADOR DE ANDÚJAR

Siempre Andújar.

18 Mayo 2008

SAN EUFRASIO.

SAN EUFRASIO: ILITURGI, ISTURGI Y ANDÚJAR.-

Enrique Gómez Martínez

Real Academia de la Historia

Instituto de Estudios Giennenses.

Desde hace tiempo asistimos a un debate sobre el gentilicio de los naturales de Andújar. Este hecho no es nuevo ni extraño; ya que desde finales del siglo XVI se identificó el poblado íbero romano de Los Villares de Andújar con Iliturgi, para así asignarnos el nombre de San Eufrasio como Patrono de la ciudad, siguiendo las indicaciones del Concilio de Trento que propiciaba y propugnaba el culto a los santos en todos los pueblos de la cristiandad. En consecuencia en 1597 se trae una reliquia desde Galicia y se coloca en el convento de los PP. Trinitarios. A partir de entonces cada 15 de mayo se celebraron grandiosas fiestas que durante el barroco alcanzaron su mayor esplendor, siendo el Ayuntamiento el encargado de hacerlas y costearlas, llegando a desaparecer la celebración hasta que en la década de los ochenta del siglo XX se crea la Hermandad de San Eufrasio, que viene desarrollando una admirable labor en pro de nuestro Patrono y de la Diócesis de Jaén (Gómez Martínez, 2004: 43-58).

Con el paso de los siglos y teniendo en cuenta que la historia y la arqueología son una ciencia, se llegó a ubicar en Los Villares de Andújar, a la ciudad de Isturgi con la titulación romana de Municipium Triumphalis Isturgitanum,(véanse los estudios realizados por la Dra. Isabel Fernández García, Dra. Mercedes Roca, Dr. Manuel Sotomayor y Antonio Ruiz Parrondo, entre otros arqueólogos, publicados en la Revista CVDAS, números 1-6, Granada, 2000-2008 y de Cruz Utrera, 1990: 101-103) mientras que en Mengíbar se sitúa la Colonia Forum Iulium Iliturgitanum, es decir Iliturgi (Cerro Máquiz, Cortijo de Las Torres) (Jiménez Cobo, 2006: 17-42). Como vemos estamos ante dos localidades distintas, confirmadas por Plinio (23-79 d.C.) y por la ley visigoda del año 612 (Torres Jiménez, 2005: 13). Cuando hablamos de estos dos núcleos de población iberos-romanos, no existe aún como ciudad la actual Andújar, árabe; únicamente había un paraje en el que existían casas de recreo próximas al río Guadalquivir; de ahí que cuando se realizan excavaciones arqueológicas, antes de edificar en el casco urbano, no aparezcan restos romanos. Creo que queda todo bastante claro e irrefutable. Por tanto estamos hablando de tres localidades distintas: Iliturgi, Isturgi y Andújar, cuyos gentilicios son Iliturgitanos, Isturgitanos y Andujareños o Andujanos.

En consecuencia llamarnos andujareños o andujanos a quienes habitamos Andújar, no debe suponer ningún trauma y debe ser lo correcto, pudiéndose admitir el gentilicio Iliturgitano, según algunos escritores indican (Carriscondo Esquivel, 2008); como tradición cultural heredada desde el siglo XVI, al considerar aquellos historiadores que Iliturgi estuvo en el actual emplazamiento de nuestra ciudad. Lo que si debemos dejar claro a las presentes y futuras generaciones es que hubo un error o un interés piadoso de situarla en Andújar. Lógicamente es muy difícil erradicar dicho gentilicio, que admite el Diccionario de la Real Academia Española, pero que seamos conscientes al utilizarlo del porqué lo hacemos. La sociedad actual no puede estar con ideas e historias de épocas pasadas, cuando la arqueología nos lo demuestra científicamente. Defender el gentilicio andujareño para los naturales de Andújar, no es desconocer la lengua o la cultura, es únicamente decir que Ilitugi no estuvo jamás en donde la situaron en el quinientos. (Gómez Martínez, 2007: 6).

San Eufrasio.-

Todo lo dicho no le quita veracidad alguna a la existencia de San Eufrasio, como algunas personas pueden pensar; ya que hay quienes en pleno siglo XXI consideran que ubicar Iliturgi en Mengíbar y llamarnos andujareños, pone en duda la figura de nuestro Patrono. No se trata de ningún “ataque”, ni de “borrar pasado alguno brillante”, de lo único que se trata es de hacer justicia a la historia de Andújar que no necesita que se le “maquille” su currículo con falsedades. La historia de una ciudad como la nuestra y creo que como cualquier otra, no se merece estar escrita en base a mentiras que hoy se han demostrado así científicamente. Flaco favor le hacemos si seguimos creyéndonos lo que nuestros antepasados escribieron, jugando a hacer historia, con su mejor voluntad y para los hombres y mujeres de su época, muy lejos del rigor que hoy se exige. Por supuesto, lo antes dicho, no quiere decir que todo aquello que escribieron Terrones Robles, Salcedo Olid, Pérez Guzmán o Fe y Jiménez, por citar a los más conocidos y próximos a nosotros, fuera mentira, nada más lejos de la realidad, lo único es que hay que saber distinguir los hechos que en la actualidad se han probado sobradamente como no ciertos o no ajustados a la realidad y que cuando dichas personas los dejaron escritos los dieron por buenos y verídicos.

Tal vez esas dudas actuales vienen de tener una fe poco sólida, con pies de barro, pensando que si decimos que dicha localidad no se sitúa aquí y que el gentilicio es otro, sus creencias y las de los demás pueden derrumbarse en cualquier momento, y nada más lejos de la realidad. La fe necesita de la cultura, tal como dijo S.S. El Papa Juan Pablo II en 1982: “La síntesis entre cultura y fe no es sólo una exigencia de la cultura, sino también de la fe… Una fe que no se hace cultura es una fe no plenamente acogida, no totalmente pensada, no fielmente vivida” (L´Observatore Romano).

La existencia de San Eufrasio y veneración local está sobradamente demostrada por el testimonio firme e independiente de San Eulogio de Córdoba, fallecido en el 859, que apunta: “… en tiempo del emperador Heraclio, séptimo año de su imperio, corriendo la Era 656; en este tiempo el obispo Isidoro de Hispalis sobresale en la doctrina católica, y Sisebuto ocupa el trono regio en Toledo. Junto a la ciudad de Iliturgi es edificada la iglesia de San Eufrasio sobre su sepulcro. Asimismo en Toledo se trabaja en el sorprendente templo de Santa Leocadia, bajo las órdenes del antedicho príncipe…” (Torres Jiménez, 2005: 10).

Es más: “Al edificio religioso de Iliturgi mencionado por Eulogio podría pertenecer la inscripción cristiana de época visigoda CILA.III 241, hallada en el Cortijo de Las Torres de Máquiz (t.m. Mengíbar) en la que dice: Traducción: “Escuchame Señor; libérame”. Los cristianos debieron abandonarlo al estallar la rebelión muladí en tierras de Jaén en el año 888 (…) El edificio religioso situado junto a Iliturgi se reaprovechó para erigir un fortín musulmán denominado “castillo del Convento”. El nombre responde al actual caserío de Isnadiel o Iznadiel, cortijada próxima a Cerro Máquiz (…)” (Torres Jiménez, 2005: 13).

El porqué del cuerpo de San Eufrasio en Galicia, viene explicado porque: “Entre los numerosos monjes andaluces que emigraron a Galicia en aquellos aciagos tiempos, un pequeño grupo se instaló a finales del siglo IX en San Pedro de Rocas. Lo primero que fabricaron fue un altar de estilo mozárabe sobre el que celebrar la Eucaristía. Con ellos traían, entre otras cosas, lo más entrañable de su viejo archivo: una caja con algunos códices o escritos de los primeros tiempos de la congregación. En la tablilla pétrea de la caja se leía: (…)

Traducción: “Herencia de nuestros Eufrasio, Eusanio, Quinedio, Eacio, Flavio, Rubeo; Era 611”.

Si esta lista hace referencia a los primeros abades de la comunidad de origen, y Rubeo había fallecido antes del 573, el primero de ellos, Eufrasio, podría ubicarse en la primera mitad del siglo V. El calendario Jeronimiano (c. 450) conmemora a un San Eufrasio el 14 de enero. Aunque no se indica la ciudad o país, lo cierto es que, fuera del iliturgitano, en ninguna otra parte de la cristiandad del primer milenio se veneró como santo a ningún Eufrasio, que sepamos.

En resumen: Eufrasio no sería el primer evangelizador del Alto Guadalquivir, pero sí podría haber sido el primer personaje histórico de tierras de Jaén venerado como santo, de modo que su patrocinio sobre la actual diócesis giennense sigue siendo válido”(Torres Jiménez, 2005: 14).

Como hemos visto anteriormente la figura de San Eufrasio, con rigor, no la podemos negar, todo lo contrario, sin necesidad de recurrir a historiadores andujareños antiguos, a pesar de que para alguien Terrones Robles sea la Biblia lo publicó hace más de trescientos cincuenta años. Esa historia ya está superada, no podemos estar pensando que un libro del siglo XVII sea la última palabra; ya que la historia es una ciencia y como tal realiza nuevos descubrimientos científicos cada día, estando avalados por una documentación rigurosa, no basada en falsos cronicones, cronicones que la propia iglesia católica ha reconocido como tales y rechaza.

Por otro lado, si la Fe en San Eufrasio la basamos fundamentalmente en que Iliturgi estuviera en Andújar y en llamarnos andujareños o andujanos; por la misma regla de tres, quienes dan culto a la Virgen de la Cabeza fuera de nuestra ciudad, deberían dejar de hacerlo, al no haber sido en su localidad donde surge el hallazgo o aparición de nuestra Patrona. Claro, lo dicho sería absurdo. Si nuestra Fe en Dios la Virgen y los Santos, como católicos, la tenemos sustentada en historias antiguas, nuestra Fe está muerta, nunca ha sido auténtica. La Fe de una persona y de una colectividad no puede justificarse o desaparecer porque nos digan, de forma documentada y fehaciente, que ciertos hechos no son tal cómo nos lo contaron o porque en nuestra ciudad no esté el origen de esa devoción. Si ello nos ocurre es que no hemos sido creyentes nunca, en este caso en San Eufrasio. Lo que debemos es agradecer que nos dieran como Patrono a un personaje histórico importante como él.

Bibliografía:

- Carrriscondo Esquivel, Francisco M. “Lección de historia (de la Lengua) para ciertos historiadores”. Páginas de Opinión. Diario Ideal. Granada, 13-04-2008.

- Cruz Utrera, José. Arqueología de Andújar. Torredonjimeno (Jaén), 1990.

- CVDAS. Revista de Arqueología e Historia. Asociación Cultural Cvdas de Andújar. Directora Dra. Isabel Fernández García, Universidad de Granada. Sus páginas recogen, principalmente, importantes estudios sobre Isturgi (Los Villares de Andújar), es de consulta obligada para este tema.

- Gómez. Martínez, Enrique. “La devoción a San Eufrasio en la Edad Moderna. Siglos XVI-XVIII”. IV Centenario del Patronazgo de San Eufrasio sobre la Diócesis de Jaén. Hermandad de San Eufrasio. Andújar, 2004.

- Gómez Martínez, Enrique. “Los naturales de Andújar, ¡Andujareños!”. Andújar Hoy. Opinión. Andújar, 23-05-2007.

- Jiménez Cobo, Martín. “Inscripciones romanas de Mengíbar”. Boletín Instituto de Estudios Giennenses, nº 193. Jaén, 2006.

- Torres Jiménez, Juan Carlos. “La iglesia mozárabe en tierras de Jaén”. Boletín Instituto de Estudios Giennenses, nº 192. Jaén, 2005.

servido por Enrique 5 comentarios compártelo

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Antonio

Antonio dijo

Enrique mira la pagina de Andújar de la enciclopedia Wikipedia y me cuentas. Nuestro amigo Carriscondo esta mierdeandola y encima pelotenado a los vigilantes de wikipedia y me expulsaron ayer por querer poner mi articulo del gentilicio.

Un saludo. Antonio.

2 Septiembre 2008 | 10:44 PM

manuel

manuel dijo

lo que quiero es saber la biografia

15 Febrero 2010 | 05:56 PM

GIL CALZADO

GIL CALZADO dijo

A QUIEN INTERESE DE UNO DE ANDUJAR.

EN BUSCA DE LA TUMBA DE NUESTRI PATRON SAN EUFRASIO-
19 DE AGOSTO DE 2009-

18 de Agosto de 2.009, me encuentro en Villalba, Lugo, pueblo natal de Manuel Fraga y del Arzobispo Roucco Varela, he venido a Galicia huyendo de los calores de Madrid, me quedan 15 días de vacaciones 8 los pasaré en Galicia y el resto en Asturias, no quiero volver a mi piso de veraneo de la costa de Alicante, ya pasé bastante calor en la primera quincena de julio, este verano ha sido horroroso.

Ayer desayunando en el Husa SpaVillalba, magnifico hotel que recomiendo a todos, decidí que iría en busca de la tumba de nuestro Patrón San Eufrasio que se encuentra enterrado en el Valle do Mao, Concejo de Incio y en este, en una pequeña pedanía llamada Santa Maria do Mao, mire el mapa, no estaba muy lejos unos 90 kilómetros.
Tomé la carretera de Villalba a Lugo capital, empezó a llover, esa lluvia fina que cae por el norte pero que empapa, era una delicia, en Agosto y lloviendo, estime que la visita a la tumba de nuestro Patrón se podía complicar, me quedé en Lugo, recorriendo la magnifica Muralla Romana que es Patrimonio de la Humanidad, tras subir a ella se recorre por encima toda y rodea el casco histórico de Lugo, el paseo no es corto pero de verdad merece la pena, seguía cayendo esa lluvia finísima que hacia mas llevaderos los varios kilómetros de Muralla, al día siguiente si dejaba de llover, volvería a mis originales planes.

El siguiente día, amaneció con buen tiempo, 23 grados, no llovía y volví a coger el coche. Llegue a Lugo y continué hacia el pueblo de Sarriá, es un pueblo grande casi como Andujar, no encontraba el cartel que me dirigiera a San Eufrasio y paré en un gasolinera al ver a un Guardia Civil, mi mujer se bajo del coche para preguntarle sobre la dirección hacia el Monasterio de Damos, sabia que desde el Monasterio había una carretera que iva hacia Santa Maria do Mao.

El Guardia Civil, tal vez con la mejor intención nos envió por un camino de montaña, lleno de vacas, lleno de peregrinos a Santiago de Compostela, que recorrían a pie el Camino, en la carretera apenas ningún coche, es muy estrecha, de ves en cuando tengo que ir muy lento, los rebaños de vacas cruzan la carretera y al salir de un curva podrías tener una sorpresa, se me hizo interminable y me acordé del Guardia, después me acordaría mas como explicaré, por fin llegamos a toparnos con las paredes del Monasterio.

Aparqué como pude el coche, había grupos de peregrinos del Camino de Santiago esperando en la entrada del espectacular Monasterio para visitarlo, un fraile vendía las entradas, 3 euros la visita guiada, teníamos prisa y no nos podíamos entretener mucho, hablamos con el fraile muy amable, le comente el motivo de mi visita, pretendía escribir sobre San Eufrasio, me dijo que le mandara un ejemplar para la Biblioteca del Monasterio cuando se publicara, mi mujer compró unos recuerdos, era hora de cerrar y tras despedirnos amablemente del fraile, giramos una rápida visita alrededor del rió que casi envuelve el recinto, el sitio es impresionante, merece la pena una visita.
Tras cerrarse la puerta, me di cuenta de que tuve un grave error, aunque tal vez el no lo sabia, pero yo tampoco, se me olvidó satisfacer mi curiosidad y preguntarle si sabia ¿por qué los restos de nuestro Patrón San Eufrasio no fueron enterrados en el Monasterio de Samos?, desde luego no sería por falta de sitio, el recinto es sencillamente impresionante.

Debíamos de ir a otro valle, concretamente al que hay anteriormente al Monasterio viniendo desde el Sur, y otra vez otra gasolinera, esta, junto a la pared del Monasterio, donde preguntamos a un lugareño que repostaba gasolina en un vehículo del campo, nos informó que no tenia pérdida, que continuáramos la carretera hacia la izquierda y que tras subir una cuesta, en la bajada siguiente había un cartel que nos indicaba Valle do Mao a la derecha, cogimos el coche y otra vez en marcha, nos pasamos del desvió, no vimos los carteles y tuvimos que regresar para atrás, y esta vez si, cogimos la carretera, muy estrecha que nos llevaría hasta la tumba de nuestro Patrón San Eufrasio.

Tras un recorrido por fin vislumbramos unas pocas casas, casi todas aisladas y paramos donde vimos mas núcleo de construcción, deje el coche bajo la sombra de un gran árbol y vi un señor mayor sentado la puerta de una casa, mi mujer se quedó en el coche, pues en ese momento pasaba un matrimonio conduciendo un rebaño de vacas enormes de color marrón con unos cuernos importantes delante del coche y le dio miedo. Me acerqué al hombre y le pregunté sobre la tumba de San Eufrasio, este muy amablemente me dijo, está usted muy cerca, justo la ermita por donde ahora mismo están pasando las vacas, estábamos a 150 metros.

Al oír voces en ese lugar tan despoblado, una señora se asoma por la ventana superior de la casa, era la mujer de quien estábamos preguntando, es raro ver gente por allí y le sorprendió, mi mujer se había bajado del coche, ya habían pasado la vacas y estuvimos hablando un buen rato con el matrimonio, le dijimos que veníamos a ver la tumba de San Eufrasio, que yo era de Andujar y mi mujer de Madrid, que estamos pasando unos días en Galicia y nos habíamos acercado para visitar al Santo y su Ermita, y que en la segunda semana de Septiembre se celebraban en Andujar, las fiestas en honor de San Eufrasio.

Estas personas, nos dijeron que las llaves para visitarla las solía dejar el cura en una casa que había enfrente, que las pidiéramos allí, ya que el cura venia por los distintos lugares dando las misas y que luego marchaba, lo comprendí, estábamos en un sitio muy pequeño, como corresponde a toda la Galicia rural, aquí no hay grandes núcleos de población y esta está muy desperdigada en el terreno.

Esta vez, mi curiosidad no se hizo esperar, le pregunté a la señora si sabia por que enterraron allí a San Eufrasio y no en el Monasterio de Samos me contesto que ella había oído que el Santo que era muy humilde se negó a que lo enterraran en el Monasterio, la verdad la señora desconocía que el Santo no pudo elegir, pues lo que llevaron allí, fueron sus restos mortales al haber fallecido muchísimos años antes. La verdad que el sitio no puede ser mas tranquilo, es muy bonito ya que abunda el verde, el monte y los árboles, pero en invierno y con lluvia es algo de lo más solitario que os podáis imaginar.

Nos dirigimos hacia la casa donde nos mandaron, apenas a 50 metros de donde paramos y 100 metros de la Iglesia, debajo había una pequeña tienda-bar, entramos, había dos clientes tomando una cerveza, y tras dar los buenos días pedimos unos refrescos, vi que también era estanco, compré un paquete de cigarros y tras ofrecer tabaco comenzamos la conversación, volví a referir el objeto de la visita, y la conversación se prolongó bastante, salio a relucir que ese señor lleva a su tienda de vez en cuando aceite de la Cooperativa Virgen de la Cabeza, que los lugareños ven muy bueno pero muy caro, claro hay que llevarlo a Galicia, compra unas 15 cajas de tres garrafas cada cierto tiempo, me refiere que es muy apreciado por las pulpeiras, (señoras que cuecen y sirven los platos de pulpo en trozos, con pimentón, sal gorda y un buen chorro de aceite) ya que da un sabor especial a este plato típico gallego, también me contó que hace años hicieron una fiesta, pues se desplazaron desde Andujar mas de 12 autobuses para visitar la tumba de nuestro Patrón y que había un gran hermanamiento entre ellos y Andujar, uno de los dos clientes que había en la tienda-bar-estanco, era extremeño, había estado trabajando en la Santana de Linares y conocía bien Andujar, casualidad, seguramente se encontraba allí de permiso, o su señora era de aquel lugar.

Le pregunté al amable señor por la llave para visitar la Ermita que estaba a penas 100 metros de allí, me comentó que siempre se la dejaba el cura pero que esta vez se le había olvidado dejársela, lastima, nos despedimos del bar y nos dirigimos a la Ermita, es pequeña, con espadaña y campana, con un pequeño cementerio adosado, por la reja se ve el interior, no pudimos entrar, pero se veía perfectamente todo, estuve haciendo unas fotos y recorriendo las tumbas, el Santo, se encuentra en el interior de la Ermita, en el lateral de la puerta hay unos paneles donde se informa del lugar, instalados por la Xunta de Galicia, justo enfrente de la entrada de la Ermita hay una casa abandonada y semiderruida, pero se puede observar dos escudos nobiliarios a ambos lados de la puerta, son los escudos de armas del Monasterio de Samos, mas misterio,¿ se llevó al Santo allí desde el Monasterio? tal vez.

Tras una oración, le pedí a nuestro Patrón, trabajo para mi hija, soltera y con un niño que atender y un piso que pagar, cuando regreso al hotel, ya tarde tras visitar la tumba de nuestro Patrón, pongo en marcha el móvil y recibo un mensaje “ papa, he encontrado trabajo en la compañía de seguros el Ocaso, empiezo el día 25 “, curioso para unos, para mi nuestro Patrón me agradecía la visita, pero la cosa no termina hay, volvemos hacia el coche, le pregunto al señor de la tienda por donde podemos comer, me dice que en Samos, Restaurante A Veiga, y que cojamos la carretera por el lado contrario por donde habíamos llegado, que nos habían mandado por el sitio mas largo y complicado, arranco el coche para tomar la carretera en la dirección contraria a la que habíamos llegado, tal y como nos indica el señor, el terreno de la explanada antes de salir a la carretera estaba asfaltado, pero a un metro de tomarla y dándome el sol de frente, de repente paro el coche, me quedo blanco, estuve a punto de caer por un cortao recto de metro y medio, ¿casualidad de que parara yo el coche cuando no veía muy bien? Para mi no es casualidad, tal y como se desarrollo la escena no fue casual, hay estuvo nuestro Patrón San Eufrasio sin duda alguna, le di las gracias por su protección y continué hacia Samos, comimos en el restaurante A Veiga, nadie que valla por allí debe dejar de ir a comer, sencillamente MAGNIFICO, de precio y de calidad, no tiene palabras y barato de verdad, muy variado y las mejores lentejas que me he comido en mi vida, quería algo de cuchara y no me arrepentí, los camareros de matricula de honor, volví por el camino contrario por donde fui y al llegar a Sarriá, me acordé del Guardia Civil y del otro señor de la gasolinera, para nada se parecían los caminos por donde llegue, con las carreteras por donde regrese hacia Lugo y Villalba, pero el enfado se me paso, por que sin duda San Eufrasio premió mi visita.
GRACIAS SAN EUFRASIO POR TUS FAVORES.

GIL CALZADO
INVESTIGADOR SOBRE LA HISTORIA DE ANDUJAR

14 Octubre 2010 | 11:39 PM

chanel replica watches

chanel replica watches dijo

If children live with tolerance, they learn patience.

2 Diciembre 2010 | 01:48 AM

MrBean MrBean

MrBean MrBean dijo

The timing was Coach Outlet Store Online opportune because the battle’s 150-year anniversary is in December, and Fredericksburg has been Coach Outlet Store Online preparing to mark the Coach Outlet Online sesquicentennial.

7 Enero 2013 | 09:19 AM

Escribe tu comentario


Sobre mí

Avatar de Enrique

HISTORIADOR DE ANDÚJAR

andujar, España
ver perfil »
contacto »
LibrosGuia HotelesContador de visitasAnuncios ClasificadosHosting Gratis
Enrique Gómez Martínez, natural de Andújar (Jaén). Profesor. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia, Consejero de Número del Instituto de Estudios Giennenses, Académico C. de la Real Academia de Córdoba, Cronista Oficial de la Ciudad de Andújar, Miembro del Grupo de Investigación y Estudios sobre la Religión de los Andaluces (Univerisdad de Sevilla), Presidente del Centro de Estudios Marianos sobre Sierra Morena "Historiador Salcedo Olid".Me inicié en la investigación histórica en 1976, especializándome en la Edad Moderna de Andújar y su comarca. He participado en varios Congresos Nacionales e Internacionales. Tengo publicados 17 libros individuales y varios conjuntos. Desde este blog quiero dar a conocer la historia de mi ciudad y su comarca, a la vez que poder aportar mi colaboración a cuantas personas e historiadores estén interesados. CONTACTO: enriquegomezmartinez2020@hotmail.es

Categorías

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera